¿Es mejor el software libre que el privativo?

Siempre en el candelero, este tema viene siendo recurrente desde hace mucho tiempo atrás y las razones que defienden unos y otros a veces son variopintas.

Os voy a dar mi punto de vista, como siempre, acerca de la competencia y necesarias comparaciones entre software libre y software privativo. Y me va a costar permanecer en una zona neutral porque no utilizo programas privativos, sino el código abierto, tanto en el hogar como en el trabajo. Sin embargo quiero que sepas que seré completamente fiel a las experiencias vividas.

De entrada, tengo que dejar claro que “mejor” es algo muy complejo porque en este caso no se va a tratar solo de la conveniencia filosófica o instructiva de usar código abierto versus cerrado si no a la calidad de unos y otros también.

¿Son los programas desarrollados bajo una licencia libre mejores per se que los privativos?

No tiene por qué. Solo por ser libre tiene sus ventajas, entre ellas poder mejorarlo y ver su código, pero es posible que el privativo sea más adecuado por sus características para un usuario en particular. La calidad no la ofrece la licencia sino el trabajo del desarrollador, el código y herramientas usadas.

¿Tiene el software de código cerrado más calidad que el libre?

Hay programas para Windows (y Mac) que superan a su equivalente libre. Por ejemplo, en el caso de ofimática en general, en Windows hay mejor software. Microsoft Office es uno de ellos.

En realidad, las opciones libres como Libreoffice y Calligra no son comparables a la suite de Microsoft. De hecho se puede decir sin lugar a dudas, que Microsoft Office es el mejor y más completo programa de oficina. Otra cosa muy distinta es que para hacer tareas comunes, así en la oficina como en casa, Libreoffice da la talla a la perfección. Llevo 11 años trabajando primero con Openoffice y después con Libreoffice en la oficina y no me ha hecho falta el Office de Microsoft en ningún momento.

Hay más ejemplos, como Photoshop de Adobe. Aquí ocurre un tanto igual como en el caso de ofimática, este programa cerrado es una excelencia y puede acercársele otro, como GIMP, de código abierto. Sin embargo, nuestro GIMP nunca ha estado a la altura de un profesional que usa el programa de Adobe. Y es que GIMP es una maravilla, con infinidad de scripts que enriquecen sus funciones, con miles de tutoriales en la red, pero no alcanza a Photoshop. Y volvemos a lo mismo, ¿merece la pena comprar una licencia caduca para hacer algo que puede hacerlo GIMP perfectamente? Creo que no merece la pena. Con GIMP podemos hacer trabajos excelentes.

Ciertamente hay programas cerrados en Windows que son superiores a sus equivalentes libres. La explicación es bien sencilla: El 90 %  de los usuarios del mundo usan ese sistema operativo, entonces es natural que se empleen a fondo a perfeccionar un software y muchas empresas que trabajan en ello tienen una competencia feroz. Y ahora tengo que deciros que esto no es siempre así y todo el software privado ni muchísimo menos, es de mejor calidad que el libre.

¿Tiene el software libre calidad?

El mundo del código abierto tiene una cantidad de software de una calidad inmensamente mejor que sus equivalentes privativos. De hecho no hay competencia. Abajo paso un listado con algunos programas de código abierto que son indiscutiblemente mejores que los propietarios en el lado del software cerrado:

  • Apache (Servidor web)
  • MariaDB (Base de datos)
  • PostgreSQL (Base de datos)
  • Firefox (Navegador web)
  • Chromium (Navegador web)
  • VLC (Reproductor multimedia)
  • 7-zip (Compresor/descompresor)
  • Peazip (Compresor/descompresor)
  • Emule (Intercambio peer to peer)
  • Emacs (Editor de texto universal)
  • Filezilla (Cliente FTP)
  • Blender (Modelador 3D)
  • Audacity (Grabador/editor de audio)
  • Vuze (Intercambio torrents)
  • WordPress (Plataforma de blogs)
  • Moodle (Wiki de enseñanza)
  • JBoss (Plataforma de tiempo de ejecución Java)
  • Avogadro (Editor de moléculas)
  • Celestia (Visualizador estelar)
  • Ares (Intercambio de archivos)
  • jDownloader (Intercambio de archivos)
  • Virtualbox (Emulador de sistemas operativos)
  • Samba (Compartición archivos entre diferentes sistemas operativos)
  • Wireshark (Analizador de paquetes de datos)
  •  Stellarium (Visualizador estelar)
  • XAMPP (Servidor web+base de datos+php)

Hay muchos programas más, que o bien superan a los privativos o bien les igualan.

Entonces, ¿Queda claro si el software libre o privativo es mejor? Pues no se puede decir con absoluta certeza ni una cosa ni otra porque dependiendo del programa o la categoría, puede ser mejor el libre que el privativo o viceversa. Como filosofía de código abierto, las ventajas son superiores a las desventajas porque si compras o descargas algo, lo más razonable es que puedas ver lo que has comprado y cuando lo haces ni siquiera sabes si en el código viene algún malware. Con el software libre sí puedes verlo todo y sin tener que pagar por licencias caducas.

También, como hemos visto, hay programas cerrados que son muy buenos que no tienen competencia. Piensa además, que tambien hay empresas dedicadas a crear un producto específico como Autocad y que aunque exista una alternativa excelente como Librecad, quizás no responda del mismo modo.

Para terminar, siempre se ha dicho algo que tiene mucho de verdad: Para oficina, Windows, para gráficos, MacOS y para redes, GNU/Linux. Cada sistema operativo destaca en una especialidad.

Erik Poveda Diaz
Redactor de contenidos en OpenWebinars
Ayudando a personas sin conocimientos informáticos desde 2015.
Mi experiencia se basa en lo que he vivido como persona más los efectos externos que he tenido o puedo tener en un futuro.
Mis objetivos son mejorar cada día un poquito más tanto a nivel profesional como personal.
Comentarios de Facebook
Un comentario Añade el tuyo
  1. Excelente articulo. Llevo usando ubuntu studio un año tras estar cansado de las fallas de windows y estar pagando software para audio. Al instalar la suite de Studio multimedia de Ubunto estoy mas que completo para mi trabajo.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *