¿GNU/Linux patrocinado?

¿Vendemos GNU/Linux o GNU/Linux vende?

Ambas cosas y lo estamos comprobando según los últimos acontecimientos. A Microsoft le interesa GitHub, anteayer EQT se apropió de Suse y mañana ..

Vamos a dejar las cosas claras, esto siempre ha ocurrido y seguirá ocurriendo porque en el caso de Suse, depende de una empresa privada y son movimientos empresariales. Esto no nos importa porque según parece, Suse seguirá existiendo y también el apoyo y soporte a Opensuse, la distribución que nos interesa.

Ahora bien ¿son convenientes para las distribuciones GNU/Linux estos movimientos? A mi una empresa privada detrás de una distro o una aplicación opensource me produce escozor y una total desconfianza. Motivos haylos. En agosto del año 2011, la popular Mandriva saca su última versión y Mandrakesoft, la empresa que creara Mandrake se arruina y deja de existir. Unos chicos listos, que venían conociendo los problemas por los que atravesaba la empresa Mandrakesoft, crean una bifurcación de Mandriva con el nombre de Mageia por los mismos despedidos de dicha empresa francesa.

El pasado año 2017 se anuncia el fin del soporte al escritorio Unity por parte de Canonical. Fue una tragedia para unos y una buena noticia para otros que veían la vuelta de GNOME como algo más natural.

La especial idiosincrasia del software libre permite hacer movimientos ante las preocupantes especulaciones de algunas empresas propietarias de proyectos libres, sean distribuciones o programas abiertos. El software libre, pues, hace de aire fresco a la vez que a menudo actúa de repelente. Me explico, las plataformas libres no apetecen a las empresas de software por la libertad de su código y prefieren aferrarse a licencias privativas porque no están dispuestos a compartir ese código. Y bueno, es cierto que si una empresa decide desarrollar una distro o un programa liberados bajo cualquier licencia libre salvo la BSD, debe de saber los términos que tienen y sus políticas.

Sabedoras de estos términos licenciatarios hay muchas empresas importantes y conocidas, como NovellRed Hat,Canonical, la Fundación MozillaApacheOracle, etc y todas, obviamente respetan el espíritu abierto de ese software. Tampoco les queda otra, si se subieron al barco debieron de aceptar las normas. Pero de todos modos tienen otra opción: abandonar el proyecto. Esto nos suena más, ¿no?

Recientemente nos enteramos que Mozilla deja de desarrollar Thunderbird y se enfocará más en el navegador web FirefoxVirtualbox fue otro ejemplo, pasó de Innotek a Sun y de Sun a Oracle. Pese a ser privativo, una versión fue liberada bajo una licencia libre, la OSE. Empresas que engullen a otras y empresas que apuestan más fuerte que otras.

Dentro de las grandes compañías, no todas son iguales. Por ejemplo, Red Hat incluso cede personal a Fedora para su desarrollo. Sin embargo no podemos asegurar si esto siempre será así. Porque ¿lo de la compra de Suse, la dependencia de Ubuntu de Canonical, el desarrollo de Fedora es preocupante? ¿Sabéis cual es mi opinión al respecto? Más claro no podré ser: Me encantaría que esas empresas dejaran de soportar a las distribuciones GNU/Linux. ¿Es duro, no? Prefiero una distribución menos apoyada por capitalistas afanosos de beneficios y más involucrada comunitariamente. Prefiero que las decisiones las tomen las comunidades que una fría mesa de oficina con directivos enchaquetados.

Las licencias libres son un tesoro garantizado en pos de que todo continúe así. A los más nuevos que nunca se han interesado por esto de las licencias les diré que el sistema operativo GNU/Linux y el software libre se basan en que su código está disponible para copiar, mejorar, modificar como quieras pero sí o sí debes liberarlo de nuevo para que otros puedan ver los cambios, copiar y modificar si lo ven oportuno. No puedes por ejemplo, descargar un programa libre, copiarlo e intentar hacerlo privativo. Es un delito y me parece muy bien que lo sea.

Disculpadme, no me fio mucho de las grandes corporaciones. Más bien nada. Se que hay mucha gente que opina que por ejemplo, Canonical hace mucho por el software libre. Sí, es verdad, pero los destinos de Ubuntu está en sus manos y depende de números. Se reconoce que hay que agradecerle muchas cosas, pero Ubuntu está en sus manos. Canonical crea espectación cada vez que se libera una nueva versión, pero Ubuntu está en sus manos. No me canso de repetirlo, porque puede llegar el día en el cual Canonical pierda el interés y abandone el proyecto Ubuntu. Yo pienso en ese día como algo glorioso. En serio. Me encantaría que Canonical dejara Ubuntu, que Opensuse no la soportara EQT, que Fedoradeje de pertener y depender de Red Hat porque tenemos que ser consecuentes con la filosofía libre y comunitaria, no aceptar los dictados que salen de las reuniones de ambiciosos porque no trabajan por el bien de los usuarios, ni de alma y corazón a la causa de GNU/Linux sino por los beneficios.

Cada son más los que se abrazan a distribuciones como Manjaro. No es necesario recordar que no es patrocinada por empresas sino por comunidades de desarrolladores y entusiastas. Los desarrolladores de esta distribución hacen su gran labor sin que nadie les pongas sus pautas y sus tendencias acordadas en un salón de directivos.

Pensadlo detenidamente. No tengáis miedo si una gran empresa como Canonical decide abandonar Ubuntu, o Red HatFedora, de las cenizas resurgirán verdaderamente libres.

 

Comentarios de Facebook
2 comentarios Añade el tuyo
  1. Coincido compañero. Linux es la antítesis a las corporaciones privativas que nos generan por un lado dependencia y por el otro restricción al uso y a la libre información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *