deepin 15.7

Hay distribuciones GNU/Linux  que pueden pasar frente a ti y llegarán al olvido como si nunca la hubieras conocido. deepin no es una de esas.

En efecto, la distro china deepin es radicalmente distinta a las que hayas podido conocer y una cosa es segura, tiene una enorme personalidad que no te dejará indiferente.

Todo es distino en deepin. Sus colores, un aspecto que quizás, abuse de colorido, un centro de control completamente revolucionario, innovador y exclusivo. Hablando de exclusividad, deepin aporta programas propios hecho para estra distro, como el dock, el navegador de archivos y los reproductores de audio y vídeo; sencillos pero potentes.

Fijaos lo distintivo que es de las demás distribuciones GNU/Linux que hasta la instalación es exclusiva y enormemente atractiva. Y de la instalación os voy a hablar. En mi caso lo he hecho virtualizado.

El entorno de escritorio que usa deepin es conocido como DDE (Deepin Desktop Environment) y usa DTK (Deepin Tool Kit) que es una suite de herramientas de interfaz de usuario basada en Qt5, las mismas bibliotecas de KDE Plasma.

Lo primero será descargar la imagen .iso de deepin 15.7 de esta web oficial. Fíjate que hay dos opciones: una es para usar en vivo y otra para instalar directamente. Las dos son válidas pero yo he elegido la instalable (la edición en vivo también te ofrece la instalación).

Dando por supuesto que has grabado la imagen de 2.5 GB en un DVD o un dispositivo USB, vamos a proceder a instalar esta magnífica distribución china.

El primer paso será seleccionar el lenguaje.

A continuación debes crear el usuario:

Una vez creado el usuario, seleccionaremos la franja horaria a la que perteneces. Yo he seleccionado España porque no encontré Españistán.

El próximo paso será elegir el disco duro donde se instalará deepin. En este nivel, se hace un guiño a OSX de Apple en cuanto a la presentación del disco que se va a formatear.

Aquí puedes elegir el tipo de instalación. Así se te presenta una manera simple, avanzada y seleccionar el disco duro por completo. Aquí entra tu sapiencia en cuanto a tu nivel de conocimiento a la hora de formatear. Si no quieres complicarte, elige la instalación simple.

En este punto dará comienzo la instalación en si. Deberás esperar porque deepin no es precisamente muy rápido en este sentido. Ten en cuenta que la imagen .iso es aproximadamente el doble de grande que las demás distribuciones GNU/Linux.

Y bueno, al reiniciar te encontrarás con un escritorio que es de todo menos simple. Sí, deepin es una distro muy llamativa y colorida, no apta para minimalistas.

La pantalla de login también está inspirada en OSX

Finalizando

Esta distribución es, como se suele decir, despampanante. Tiene una interfaz gráfica que no te dejará indiferente: la amarás u odiarás. Personalmente la encuentro idónea para tenerla instalada en tu casa y vacilar con tus amigos, pero no es apta para trabajar. Al menos yo no podría con tanta distracción. Sigo prefiriendo Cinnamon, GNOME o KDE pero el entorno deepin no.

La principal ventaja que veo es lo que hay bajo el capó. deepin tiene en sus entrañas, Debian y esto significa estabilidad y muchísimo software.

Esta versión de deepin ha mejorado bastante, sobre todo la instalación y parece ir más ligera y con menos consumo de recursos que la versión anterior. También trae una ventana de bienvenida verdaderamente deliciosa.

¿Te atreves a probar deepin?

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *