Ordenadores Mac con procesador Intel (2006-presente): Instalación de Linux bajo sistema EFI

Publicado originariamente en Linux Center el 24 de mayo de 2018.

(ACTUALIZACIÓN A 26 DE FEBRERO DE 2019) Prácticamente todo este tutorial es válido para la gran mayoría de modelos Apple, sin embargo, en los Mac más recientes (con el chip hardware T2) tendrás que dar unos pasos más:

– Enciende el Mac y mantén pulsado Comando (⌘)-R inmediatamente después de ver el logotipo de Apple para arrancar desde Recuperación de macOS.

– Cuando veas la ventana Utilidades de macOS, selecciona Utilidades > Utilidad de seguridad de arranque en la barra de menús.

– Cuando se te pida que te autentiques, haz clic en Introduce la contraseña de macOS y, a continuación, selecciona la cuenta de administrador e introduce su contraseña.

Y, poner, en esta pantalla, la opción “Sin Seguridad”

Pantalla de seguridad de Arranque en macOS (cuando es el caso)

Ya, a partir de aquí, podrás aplicar todo este tutorial sin problema alguno (salvo cualquier interferencia de drivers que pudiera haber).

Y, ahora sí, he aquí todo el tutorial completo que publiqué en su día, y que actualizo convenientemente hoy.

En este tutorial en cuestión nos centraremos en la instalación de Linux bajo el sistema EFI que hay disponible en los Macs con procesador Intel. Como ya se comentó en capítulos anteriores de este “macrotutorial”, la implementación de EFI es bastante difusa con respecto a los sistemas EFI normalizados de la gran mayoría de las placas base de hoy en día. Además, también hay que tener en cuenta que, en un principio (y tal como he comentado anteriormente), Apple restringe el arranque vía EFI del ordenador a su sistema propietario Mac OS. De ahí que haya que tener en cuenta que, si quieres tener la experiencia más “nativa” posible de Linux en tu Mac, habrá que entrar en modificaciones serias, por lo que, antes de intentar realizar los puntos de esta parte del tutorial, recomiendo encarecidamente la realización de una copia de seguridad de los datos de las particiones y los programas que dispongas en Mac OS y en cualquiera de los sistemas operativos alternativos que se dispongan en el ordenador en ese momento. No importa el programa que uses (Time Machine, programas de clonado de particiones, etc), pero hazlo. Si en alguno de los pasos de los que se van a describir a continuación sucede algún problema, siempre podrás restaurar los datos sin tener complicación, y con el “peace of mind” que dicen los ingleses 😉 .

La primera parte de este tutorial, es exactamente igual a la que se ha descrito anteriormente. No voy a extenderme más en este aspecto, ya que la elección de la distro, la arquitectura, y la creación de los medios de instalación son exactamente iguales a los ya comentados (eso sí, el disco de arranque puede ser, o un DVD, o un USB especialmente preparado para el arranque bajo EFI; ojo con esto). Sin embargo, aquí es dónde va a empezar a diferir el procedimiento ya que, a la hora del particionado de los discos duros, es necesario realizar este proceso de forma manual en la Utilidad de Discos de Mac OS, el cual, te aparecerá tal que así (al menos, es como lo dispongo en mi caso, con macOS High Sierra 10.13.4):


Utilidad de Discos macOS

Si tienes una unidad de disco duro o SSD formateada en HFS+, estás de suerte. Simplemente le das a Crear Partición, le das el tamaño que prefieras, le das el formato FAT32 (importante), y, como diría cierto personaje de la televisión, “ala, aparcao”. Sin embargo, con el nuevo sistema de archivos introducido en macOS High Sierra (APFS), las unidades de disco duro se agrupan en “volúmenes lógicos”, por lo que te saldrá este aviso si intentas crear una partición en un disco de este estilo:

Particionado de APFS (cuando sea el caso)

Dado que APFS es un formato de sistema de archivos que está en su infancia (al menos, en Macintosh), y ha dado bastantes problemas en este tipo de temas, yo, en mi humilde opinión, no me atrevería personalmente a reparticionar nada usando la Utilidad de Discos. En su lugar (y lo voy a realizar paso a paso), voy a realizar estos pasos:

-Teclear en la Terminal:

diskutil list disk0

¿Por qué pongo esto? Por lo siguiente:

Porque “disk0” es la unidad de disco física en la que está instalado el sistema operativo, en el formato de sistema de archivos APFS. De ahí que sea la unidad que se vaya a utilizar para particionarla a fin de instalar Linux como los cánones mandan. Me quedaré con esto:

Especialmente en la que contiene el identificador “disk0”, ya que será la unidad de la cual haremos la correspondiente partición. Teclearé ahora en la Terminal el siguiente comando:

sudo  diskutil  apfs  resizeContainer  disk0s2  (Tamaño de disk0s2-Tamaño de la partición Linux; en gigabytes; sin los paréntesis)  FAT32  (Nombre de la partición Linux; sin los paréntesis)  (Tamaño de la partición Linux en gigabytes; sin los paréntesis)

Esto creará una nueva partición para nuestra distro Linux con el menor riesgo posible. Podrás ver los cambios en la Utilidad de Discos posteriormente.

A partir de aquí ya tendremos el espacio preparado para la instalación de Linux. Pero todavía queda una parte más para solucionar el puzzle: el gestor de arranque. Para esta parte, utilizaremos el gestor de arranque alternativo rEFInd ( www.rodsbooks.com/refind/index.html ). Ve a este enlace: sourceforge.net/projects/refind/ y descarga la última versión de este gestor (según el desarrollador de esta aplicación, siempre estará en beta, por lo que no te asustes a la hora de descargarlo 😉 ).

Cuando hayas descargado rEFInd, en función de la versión de Macintosh que tengas, es posible que tengas que desactivar cosas antes de instalarlo. Desde macOS El Capitan (versión 10.11 en adelante) existe un pequeño obstáculo llamado System Integrity Protection, el cual interferirá en la instalación de este elemento que hemos descargado. Si no tienes 10.11+, sáltate estos pasos que voy a indicar a continuación. Pero, si lo tienes, síguelos:

-Ve a Terminal y ejecuta:

csrutil disable

y pulsa Intro


-Reinicia el ordenador (tardará un poquito debido a la aplicación de esta operación)


Una vez hayas hecho esto, estarás listo para instalar rEFInd. Tendrás una carpeta refind-bin-0.11.4.zip (el número de versión puede variar, a fecha de hoy es la que se ha indicado). Descomprímela, abre una ventana de Terminal, y, en la carpeta de refind-bin-0.11.4, arrastra el archivo llamado refind-install a la ventana del terminal. Dale al botón de Intro las veces necesarias hasta que se instale. Cuando termine, cierra la ventana de Terminal. Como paso adicional para los que lleven el System Integrity Protection activado, volved a abrir ventana de terminal, ejecutad:

csrutil enable

y pulsad Intro. Esto, en el futuro, volverá a poner en funcionamiento esto, sin problemas para el rEFInd. Ahora apaga el ordenador (no lo reinicies por ningún motivo) completamente con el menú Apple→Apagar Equipo. En el próximo arranque verás el rEFInd en acción. Será algo como esto:


(Fotografía de Roderick W. Smith, Fuente: www.rodsbooks.com/refind/ )

A partir de aquí, si has creado el disco de arranque de la distribución Linux correctamente (arranque por UEFI en el caso de los USB y tal), podrás arrancar desde el medio de instalación de la distro en cuestión e instalar Linux en la partición que has creado en el apartado correspondiente anterior, tal y como lo harías en la alternativa propuesta por BIOS. A partir de ahora, podrás tener una mayor flexibilidad a la hora de arrancar tanto Macintosh como Linux, ya que rEFInd aparecerá en cada arranque. En futuros capítulos describiré la manera de actuar en caso de que haya problemas con el arranque o la instalación de Linux a partir de este método (uso del comando nomodeset y similares).

Si en algún casual necesitases eliminar rEFInd, simplemente, ejecuta este comando en la Terminal de Macintosh, no sin antes eliminar la partición de Linux desde la Utilidad de Discos y recuperar el espacio disponible y libre. De nuevo recordar la obligación de desactivar SIP antes del comando y reactivarlo después en los Macs en los que sea el caso.







[ -d /efi/refind ] 
] && sudo rm -R -f /efi/refind
[[ -d /EFI/refind ] 


] && sudo rm -R -f /EFI/refind
efivol=$(diskutil list | grep " EFI " | grep -o 'disk.*' | head -n 1)
sudo mount -t msdos /dev/${efivol} /Volumes/ESP
[[ $? != 0 ] 
] && sudo mount -t hfs /dev/${efivol} /Volumes/ESP
[[ -d /Volumes/ESP/EFI/refind ] 

] && sudo rm -R -f /Volumes/ESP/EFI/refind
sudo umount /Volumes/ESP
sudo bless --setBoot --mount /

Y hasta aquí, el tutorial para instalar un Linux en un Mac Intel. Es posible que aparezcan drivers propietarios que den problemas, sin embargo, la única solución a ello es conectar el ordenador vía Ethernet al router e ir buscando los paquetes adecuados hasta encontrar los mejores para un funcionamiento correcto, tal y como tuve que hacer yo en su momento.

En próximas entradas, describiré cómo hacer este proceso en los Mac con PowerPC.

Comentarios de Facebook
Un comentario Añade el tuyo
  1. Pingback: Linux en Español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *